10 cosas que te pueden ayudar a comprometerte con 5 años de estudio de osteopatía

-El estudio del cuerpo humano implica manejar material inagotable. No puedo aprenderlo todo en 1 año, ni siquiera en 5. Confia en que a cada día darás el paso necesario, y en que aunque nunca dejarás de aprender, algún día la información de cada bloque de conocimiento terminará.

-Introduce test y técnicas nuevas por protoloco.

Los estudios de largo recorrido son una prueba donde el secreto es ir integrando cosas nuevas al trabajo que uno ya hace.

Estudia, consolida, integralo, estudia, consolida, integralo… y de tanto en tanto reevalua tu manera de hacer cada técnica.

-Haz una lista de temas pendientes que necesitas mirar independientemente del examen final de curso.

-Exprime cada osteopata que conozcas.

Cada terapeuta tiene su manera de ver la vida y los procesos de los pacientes. Ya sea un profesor que le da mucha importancia a la parte estructural, visceral o craneal de la osteopatía o que dispone de conocimientos en ciertos areas, trata de optimizar el jugo que le sacas a cada uno de ellos.

Hay profesores con un conocimiento de la fisiopatología asombroso, otros en cambio parecen disponer de un toque intuitivo privilegiado. La mirada de algunos solo observando la estática de la persona parece mágica, mientras que otros abordarian las cadenas lesionales desde un punto totalmente diferente al que tu lo harías.

¿Dónde pone el ojo cada uno de ellos? Trata de fijarte en aquello que ellos miran, aunque en un primer momento no sepas muy bien que es.

-Explota tus fuertes de aprendizaje y fastidiate un poco en los débiles.

A cada persona se le da bien aprender de cierta manera. Hay quien estudiar de sus apuntes le resulta lo más productivo, quien utiliza videos, audios, o libros, dibujar, colorear o tratar de explicarselo a los demás. Deberías averiguar cual es tu fuerte a la hora de aprender

-Los pacientes que no terminan de salir son los que más te convienen.

Uno solo ve aquellas cosas que conoce que existen. Lo demás pasa desapercibido por delante de nuestros ojos. En gran medida, cuando un paciente no termina de salir adelante es debido a la inexperiencia o conocimiento del terapeuta.

Utiliza cada uno de los casos dificiles como motivación para seguir buscando resultados. De un enfoque más estructural articular, a uno más de tejido conjuntivo, de técnicas viscerales a los puntos de Chapman, nuevos tests que no solamos utilizar tanto… Si disponemos de tanta variedad de técnicas probemos ellas.

-Comparte lo que vas aprendiendo.

Desde transmitir a tus pacientes o gente cercana algunos de los conceptos que estas aprendiendo, hasta grabarte en audios o videos. No desaproveches la oportunidad de compartir lo que aprendes ya que te hace tener que aprenderlo con más excelencia, consolidarlo y asentarlo bien.

No te engañes, el gran beneficiado eres tu transmitiendo, no el receptor.

-Haz tu listado propio de detalles pequeños de los que ser consciente mientras trabajas.

La ligereza en la presión de tus manos, mantener una respiración amplia y presente, visualizar cada uno de los tejidos donde estas haciendo foco, tratar de soltar la postura en la medida de lo posible son algunos elementos que pueden estar en vuestro listado personal de detalles pequeños importantes que conforman un buen terapeuta manual. Si cada día te concentras en uno, a la larga los tendrás todos en cuenta.

-Tolerancia al puzzle incompleto.

No es fácil ir haciendote consciente de que siempre hay más elementos que están influyendo y que aún desconoces.

Los primeros años uno estudia músculos, ligamentos y estructuras altamente influidos por procesos del cuerpo que uno aún no conoce.

Hasta que no llegas a 5to, no terminas de tener el puzzle completo. Cada una de las piezas que vayas añadiendo será un tesoro que te servirá con cientos de pacientes en adelante, y esto debe ayudarte a soportar incluso que “el puzzle completo” no existe.

-5 años es mucho tiempo. Plantearse uno ya sea al salir de la carrera o más adelante comenzar un plan de 5 años es algo que requiere de cabeza y cierto amor hacía la profesión. Dentro de toda la terapia manual, la formación de 5 años de osteopatía es bastante completa: Cientos y cientos de técnicas, semidirectas, directas o funcionales en la osteopatía estructural, craneal y visceral, con influencia de diferentes escuelas internacionales e incluso quiropraxia, diferentes maneras de abordar la fascia, puntos neurolinfáticos, etc

La verdad es que uno tiene herramientas dentro de esta formación para practicamente todo.

Pienso que una gran ventaja de poder recibir clases de trabajo fascial, quiropraxia, tejido linfático dentro de esta formación es que se hace integrado dentro de una misma linea de trabajo y pensamiento.

De manera que cuando yo utilice estas técnicas con mi pacientes, no las veré como parte de trabajo de una linea, y parte de otra, si no como un tratamiento integrador.

Una ventaja de la que no dispones si te planteas hacer una formación de 2 años de osteopatía y al terminar sigues echando en falta formación y haces cosas sueltas.

-Hubo una ocasión no hace mucho tiempo en la que no había mucha gente formada en osteopatía, ni siquiera muchos profesores, ni libros publicados en nuestro idioma, ni videos en internet, ni sedes nacionales en cada ciudad, ni monitores a los que recurrir, ni estructura a la hora de enseñar.

Cuando uno se hayaba en la necesidad de formación para resolver algún conflicto debía viajar lejos y buscarse mucho más la vida que ahora.

Si lo piensas así, puede que percibas un poco más ahora ponerte delante de un libro de osteopatía como un tesoro, y te entrén más ganas de estudiar.

 

Muchos habéis sido los que me habéis ido preguntando estos dos últimos años ¿Cómo poder estudiar tantas cosas a la vez?

Estas son algunas de las ideas que me ayudan y espero que en algún momento puedan seros de utilidad a vosotros también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *